Enviado por editor el Mié, 31/07/2019 - 15:33
nutricion

La nutrición infantil tiene, como objetivo primordial, asegurar un crecimiento y desarrollo óptimo e inculcar buenos hábitos alimentarios en los niños, para lograr una salud adecuada a largo plazo y evitar problemas de salud, como enfermedades crónicas no transmisibles. Por lo tanto, es importante reconocer qué alimentos son adecuados para los niños, dependiendo de su etapa de crecimiento. A la hora de definir la alimentación de un niño, es de mucha ayuda establecer una línea temporal de crecimiento; así la madre podrá identificar tiempos adecuados en los que podrá introducir nuevos grupos de alimentos. Aquí detallamos cada etapa del crecimiento del niño:

Recién nacido

Los recién nacidos tienen una sola necesidad alimentaria: la leche materna. Esta tiene todos los nutrientes necesarios para garantizar el crecimiento del bebé. Pero no solo eso. La leche materna posee una composición rica en anticuerpos que alimentan y protegen al bebé  favoreciendo su desarrollo, pues se trata de un líquido vivo que se adapta a las necesidades de cada niño,  cambiando su composición según la edad, la hora del día e incluso durante una misma toma. Es decir, si el bebé tiene una enfermedad, la leche materna va a producir más anticuerpos, que permitirán reforzar el sistema inmune del bebé. Finalmente, además de su aporte nutricional, la leche materna tiene un aporte emocional muy grande, pues genera un vínculo único entre la madre y su hijo. 

Según la OMS, la recomendación es que la lactancia materna sea exclusiva para los niños de 0 a 6 meses de nacidos y que se continúe hasta los 2 años o más, complementando la misma con alimentos. Por lo tanto, durante este periodo, lo recomendable es no exponer al niño a otros alimentos. 

A partir de los 6 meses

Una vez superado el periodo de exclusividad de la lactancia materna, la introducción de alimentos y suplementos nutricionales a la dieta del niño cumplirán el rol de complementar el aporte nutricional de la leche materna. 

Suplementos nutricionales

Según Geovanna Galarza, asesora Nutricional de Nutribaby Ecuador, las cifras que indica el MSP es que  tan solo el 43% de niños ecuatorianos consiguen ser amamantados hasta los 6 primeros meses. Por lo tanto, es necesario promover la lactancia materna por la importancia que tiene, sin embargo existen casos especiales en los que el bebé no puede ser alimentado con leche materna,  por lo que es imprescindible consultar al pediatra para el uso de fórmulas infantiles. Las formulas infantiles son un complemento nutricional a la lactancia materna. En caso de que esta no sea exclusiva al 100%, o un sustituto de la misma, en caso de que esta no fuera posible. Si bien es cierto que las formulas infantiles no se igualan a los beneficios que la leche materna brinda, son un soporte nutricional que permite alimentar al niño para lograr un desarrollo y nutrición adecuados. Estas fórmulas se fabrican sobre la referencia de la leche materna, por lo tanto se analizan todos los nutrientes que esta contiene en una porción y se trata de lograr una composición similar. Además se añaden alimentos funcionales que fortalecen la nutrición del niño como los pre y probióticos. 

A partir de los 2 años

A partir de los dos años, los niños ya se han adaptado a la dieta familiar, por lo que, como alimento suplementario, es posible alimentar al niño con “leches de continuación”, que se usan en caso de que la leche de vaca no se haya introducido en la dieta del niño. Estas leches de continuación funcionan como alimento de transición hacia la leche de vaca. No importa la edad del niño, una correcta educación nutricional de padres y cuidadores será vital a la hora de elaborar la dieta del niño.